Liverarte
Publicamos diariamente lo más importante del mundo del cine, series, videojuegos, gadgets, smartphones y tecnología.

Análisis de Forza 7 Motorsports

0 42

Forza 7 Motorsport es un videojuego que acaba de salir al mercado, definitivamente lo mejor que nos ofrece esta 7ma entrega son las gráficas extraordinarias. Es un espectáculo visual y sonoro. Excelente ambientación. Una muy buena selección de carros y pistas, aunque no todo es optimismo, podríamos decir que la física de algunos carros es un desastre. La inteligencia artificial de la CPU es espantosa. El multijugador no convence, a continuación les hacemos un análisis detallado:

Te puede interesar...

Los gráficos. Forza 7 Motorsports es una obra de arte. Los efectos de iluminación, el clima dinámico, la posibilidad de empezar una carrera en Sebring en plena noche y ver el amanecer con el pasar de los minutos son solo algunas de las muestras de su capacidad para sorprender y cautivar los sentidos. La diferencia entre jugarlo en la Xbox One S y el PC es sutil. En ambas plataformas se ve hermoso. El interior de los carros es tan realista como una fotografía. Los circuitos también han sido recreados con mimo. Suzuka, por ejemplo, luce idéntico al circuito real. La ambientación de cada locación es excelsa y llena de detalles.

El sonido. Cada motor ruge de forma diferente. Se puede escuchar el sonido de los neumáticos cuando bloqueamos las llantas, cuando nos deslizamos más de la cuenta o cuando nos excedemos con una marcha. La fidelidad en la reproducción de los sonidos emitidos por los diferentes componentes del carro es una fuente valiosa de información para comprender cómo debemos manejar cada uno de los carros disponibles.

Los carros disponibles. Este es el título con más autos a disposición. Son más de 700. Es casi una locura. Casi todas las marcas tienen presencia en el juego. Toyota tiene una tímida representación, pero hay poco más que reprochar. Encontramos modelos de Acura, AMC, Ariel, Caterham, Cadillac, Chaparral, Chevrolet, Ferrari, Ford, Fórmula E, Hummer, Infiniti, Lancia, KTM, Opel, Pagani, Polaris, Pontiac, Radical, Ram, Volvo, Zenvo y más. Se pueden ir adquiriendo a medida que se acumula experiencia y trofeos o se pueden alquilar en cualquier momento -aunque al alquilarlos no se puede modificar su configuración-.

XBOX GAME PASS: EL NETFLIX DE LOS VIDEOJUEGOS

Los circuitos. Mount Panorama, Bernese Alps, Brand Hatch, el Circuito de Catalunya, el Circuito de las Américas, Suzuka, Daytona, Dubai, Hockenheimring, Homestead, Indianapolis, Le Mans, Lime Rock, Long Beach, Maple Valley, Laguna Seca, Monza, Mugello, Nürburgring, Praga, Road America, Road Atlanta, Río de Janeiro, Sebring, Silverstone, Sonoma, Spa Francorchamps, el de Top Gear, Virginia, Watkins Glen y Yas Marina. Más de 30 circuitos reproducidos con gran fidelidad -salvo algunas excepciones como Watkins Glen- constituyen un excelente abanico de opciones. Solo echo de menos la inclusión de más circuitos del mundial de F1 o de la IndyCar.

La Copa Forza. Es una suerte de modo historia donde se plantean pequeños campeonatos y desafíos. Es una de las partes más divertidas del título y sirve para ir conociendo los diferentes tipos de autos disponibles y las diferentes locaciones.

Las físicas. Cuando probé Forza Motorsports 6 pensé que controlar ciertos carros era casi imposible por mi falta de pericia con el control de la Xbox. Asumí que si manejaba con un timón, como el Logitech G920, no iba a toparme con ningún auto inmanejable. Estaba equivocado. Es cierto que el Ferrari F12tdf es un bólido salvaje provisto de un motor V12 con 769 caballos de fuerza -lo cual lo convierte en un auto, a priori, difícil de domar-, pero las sensaciones que ofrece el juego distan de ser realistas. Logré dominar el carro después de una hora de entrenamientos, pero sentía que iba sobre hielo. El agarre era nulo, el sobreviraje era exagerado. Frenar bien era casi imposible sin bloquear las llantas. Para completar una vuelta limpia, iba con un cuchillo entre los dientes, moviendo el timón apenas milímetros para no perder el eje trasero. Tuve la necesidad de activar el antibloqueo de frenos y el sistema de estabilización. De otro modo, la experiencia de conducción no era placentera, sino estresante e impredecible. Lo mismo ocurre con otros modelos, sobre todo los carros tipo fórmula. Otros carros, por el contrario, son muy fáciles de manejar, en particular los de baja potencia. Espero que el video adjunto refleje, de forma apropiada, mi frustración al manejar ese Ferrari.

No resulta extraño que esto ocurra cuando se piensa que hay más de 700 carros en la lista y es difícil ajustar el comportamiento de todos ellos para que se asemeje a la realidad. Incluso para un piloto experimentado, como yo que tengo cientos de horas en karts profesionales y simuladores de carrera, la experiencia de conducción de ciertos modelos es frustrante.

La inteligencia artificial. Muchas de las horas de conducción en Forza se gastan fuera de línea. Y la inteligencia artificial del juego es penosa. En las arrancadas los autos se apilan unos tras otros y se quedan estacionados en la primera curva. En plena carrera, te empujan fuera de pista sin misericordia -como si no estuvieras ahí-. A veces, los rivales son increíblemente rápidos en las curvas, pero pierden segundos en las rectas -no entiendo, ¿no presionan en acelerador a fondo?-. Correr contra la CPU no es agradable. ¿Tal vez es hora de eliminar el concepto de Drivatars? Vean el video que introduce la nota y entenderán de qué hablo.

Los tiempos de carga. Empezar una carrera toma varios minutos porque los tiempos de carga son demasiado largos. Hasta para cargar una nueva pista hay que esperar casi un minuto.

La interfaz de usuario. Forza 7 Motorsports ha optado por una interfaz de usuario extraña, con unos tipos de letra estilo palo seco difíciles de leer en ciertas pantallas. Encontré que los diminutos tipos de letra usados eran más legibles en la pantalla Full HD del Acer Predator 17 X, que en un televisor de 43 pulgadas. Tampoco considero que la paleta de colores usada sea la más agraciada. El uso de rojo y gris da como resultado una ambientación apagada.

No es un simulador. No entiendo por qué Forza Motorsports no ha optado por ser un simulador con el realismo que ello implica. Para carreras arcade ya existe Horizon -y es probablemente el mejor exponente arcade del momento-, pero Forza Motorsports no es ni arcade ni simulador. No parece tener un público objetivo definido ni un enfoque claro. Como parte de sus falencias, le faltan opciones para calibrar el timón de forma más óptima y las opciones de modificación del setup del carro son básicas.

Mala optimizacion en PC. El Acer Predator 17 X es un monstruo de PC. Tiene una Nvidia Geforce GTX 1080, 32 GB de RAM y un Intel Core i7 de séptima generación. A pesar de ello, es común ver bajones en los cuadros por segundo y errores gráficos repentinos. Forza va mucho mejor en la Xbox, pero debería ir perfecto con un PC del calibre del Predator. Le falta optimización. Además, en algunos autos no hay sincronía entre los movimientos del timón virtual y los del timón real.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.