Liverarte
Publicamos diariamente lo más importante del mundo del cine, series, videojuegos, gadgets, smartphones y tecnología.

Louis C.K. sigue cosechando éxitos, ahora en el Festival de Toronto

El standopero recibió excelentes críticas por su trabajo

267

Nada más atractivo en el Festival de Toronto que la nueva película de un artista controversial, en este caso el comediante Louis C.K. y I Love You, Daddy, largometraje en blanco y negro que escribe, dirige y protagoniza al lado de Chloé Grace Moretz , John Malkovich y Charlie Day entre otros.

Te puede interesar...

Adorado por algunos que ven en su trabajo en series de televisión y espectáculos de stand-up comedy los últimos rincones de libertad absoluta de tono y atacado por otros por las mismas razones, Louis C.K. es una voz aparte en el paisaje audiovisual de Estados Unidos.

En un filme de dos horas, el comediante logra trasladar este mismo espíritu, pero además tiene la posibilidad de interrogar más a fondo lo moralmente correcto.
Interpreta a Glen Topher, un (por fin) exitoso escritor de sitcoms que acaba de firmar un jugoso contrato para un nuevo programa del que no ha escrito ni una sola línea ni sabe muy bien aún para donde irá la cosa. Su hija de 17, China, es una niña rica que parece no romper un plato y sabe perfectamente cómo obtener lo que quiere de su padre, al repetirle a cada rato que lo ama. Padre e hija conocen en una fiesta a Leslie Goodwin, un famoso comediante, referencia e inspirador de Glen, su modelo a seguir. Una admiración sin falla, aún y cuando Leslie de casi 70 años es también conocido por su interés en las muchachas jóvenes, y más grave, sospechado de haber abusado sexualmente de una menor. Pero eso a quién le importa, ¿verdad? A menos de que se meta con tu hija…

Filmar Manhattan en blanco y negro y su micro sociedad de la escena cómica y de los escritores para televisión ya parecían ser referencias bastante evidentes a Woody Allen, pero I Love You, Daddy no es sólo un homenaje a su trabajo, es también una verdadera reflexión sobre quien admiramos y en qué medida la fama puede ser un escudo y un comodín para todo lo demás. Pensemos en cuando descubrimos hace unos meses que Bill Cosby drogaba mujeres para abusar de ellas. La película es, sin dud, un gran ejercicio por parte de uno de los últimos comediantes que opina sin censura en la era Trump. Solo esperamos que no sea un intento de curarse en salud, ya que él también está ahora en el ojo del huracán por escándalos sexuales. Pero esto no importa… ¿O sí? Ya ni sabemos.

 

Fuente: cinepremier

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.