Header Ads

Warren Beatty, vuelve al cine después de 15 años.


Casi dos décadas después de su última película como director, Bulworth (1998), Warren Beatty vuelve a ponerse al mando de una producción, dirigiendo, escribiendo e interpretando al mismísimo Howard Hughes en La excepción a la regla.

Ante el estreno del filme -que también marca su regreso como actor después de 15 años- habló en exclusiva con esta leyenda de Hollywood sobre su apuesta casi biográfica que retrata el Hollywood de 1958. Es decir, el mismo año que él llegó a la industria del cine.
"Llegué a Hollywood en 1958, como los personajes de Alden Ehrenreich y Lily Collins. Venía de Virginia, que es un sitio sureño y baptista. Comencé cobrando 400 dólares a la semana, una cantidad enorme de dinero para mí, porque venía de ser un joven actor en Nueva York que pagaba 13 dólares a la semana de alquiler… y el baño estaba en el pasillo” nos confesó en nuestro encuentro en Londres.

Beatty interpreta a Howard Hughes, una de las figuras más poderosas y misteriosas del Hollywood de los 50. Aunque Warren no llegó a conocerlo en persona, tuvo muchas referencias para interpretarlo con maestría ya que conoce “a todos los que llegaron a conocerlo”.
“Hughes era muy excéntrico. Y siempre supe que sus excentricidades serían una buena base para obstáculos cómicos”, nos comenta haciendo referencia a la función de su personaje en la historia; un Howard Hughes excéntrico que se interpone en cierto modo en el romance entre una aspirante actriz y un chofer del estudio.

Aunque han pasado muchos años desde la última vez que lo vimos en cine, Warren Beatty no extrañaba las cámaras. “Conocí a una mujer llamada Annette Bening. Rápidamente tuvimos un hijo, luego otro, luego otro, luego otro. Todos ellos son más interesantes que cincuenta películas juntas y me lo paso bien. Esperé tanto para sentar la cabeza y dar este que realmente ha sido una satisfacción”.

Este año, Beatty celebra el 50 aniversario de Bonnie & Clyde. “Tuve la gran suerte de ser recibido en Hollywood por gente como Elia Kazan y gente a la que yo admiraba. Era un buen momento para ir a Hollywood. Los estudios estaban perdiendo control sobre las cosas”.

No hay comentarios.